sábado, 7 de enero de 2012

de Territorialidades y otras cosas


si dios me presta la vida
no vuelvo a ser marinero
La Petenera






Dejando las estrellas sean mi guía
a sentarme iré do la mas baja
de las piedras

Siguiendo del oleaje su vaivén
a contrapunto he de silvar 
azules melodías

Sentado esperaré una sirena
y he de perderme con ella
entonces mi barca se dejará de ver

un mar de olvido en las caricias
mil corales de la paz en cada mano
canto que enredando va las sienes

dulce sal con un dejo de pescado

al día siguiente volveré 
cuando el ocaso a mis espaldas llene


Victor von Niebla
Hasta el fondo la victoria







Seguidores

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails